¡Que el cerdo Trump saque sus pezuñas de Venezuela! Que el propio pueblo derrote al régimen cívico-militar

Movimiento Socialista de Trabajadoras y Trabajadores

El gobierno del racista, misógino, corrupto e imperialista Donald Trump ha escalado la injerencia de EEUU en Venezuela al promover a un gobierno títere encabezado por el diputado Juan Guaidó, quien se proclamó presidente interino el 23 de enero. En repetidas ocasiones, tanto Trump como Guaidó han planteado que la invasión es una de las opciones que contempla el gobierno yanqui. EEUU ha impuesto en enero sanciones petroleras por primera vez en los 20 años de gobierno chavista. La Unión Europea también apoya a Guaidó y hasta la OEA se pronunció en los términos de Trump en una vergonzosa votación en la que el gobierno del PLD se plegó nuevamente a las órdenes yanquis. Mientras que el gobierno dictatorial de Maduro, que no tiene nada de socialista ni de revolucionario, se sostiene únicamente por el apoyo de los militares.

Ese repudio popular mayoritario a Maduro lo generó la bestial arremetida que ese gobierno ha lanzado contra los derechos sociales y políticos de los trabajadores y los sectores populares. Maduro redujo el salario mínimo a menos de 10 dólares mensuales y generó una hiperinflación al recortar las importaciones y la producción nacional para mantener los pagos de la deuda externa a buitres financieros y grandes bancos como Goldman Sachs. Al hambrear al pueblo, generó un éxodo de más de 3 millones de personas, el 10% de la población, en su mayoría personas de la clase trabajadora. Quienes no logran irse dependen de remesas de sus familiares en el exterior o sufren los rigores de la miseria. Por eso Maduro perdió las elecciones parlamentarias por amplio margen en 2015, y en respuesta dio un golpe de Estado quitándole al parlamento todas sus funciones.

Cuando los trabajadores, los jóvenes y los sectores populares han protestado, han sufrido la represión militar, hay centenares de jóvenes y obreros que actualmente son presos políticos, como Rodney Álvarez, obrero del sector del hierro que lleva más de siete años y medio secuestrado por el gobierno sin derecho a juicio ni sentencia. Del 21 al 28 de enero, los militares de Maduro asesinaron a más de treinta personas en los barrios más pobres de Caracas y del resto del país, para ahogar en sangre las protestas contra el hambre y por la caída de la dictadura. Protestas que no fueron dirigidas ni apoyadas por la derecha opositora, sino que expresaron la genuina rebeldía del pueblo.

Para evitar que esas protestas autónomas crezcan, la política de la derecha ha sido proclamar a Guaidó y llamar a apoyar la injerencia de EEUU, evitando marchar contra el palacio de gobierno, criticando las protestas populares violentas y comprometiendo todos sus esfuerzos en evitar que los sectores populares lleven a cabo la lucha en sus propios términos.

Guaidó es un agente directo de la política de EEUU en Venezuela. No condena las sanciones económicas ni la posibilidad de una invasión, al contrario, las avala cobardemente. Además de apoyarse en EEUU, ofrece una amnistía a los militares chavistas represores y corruptos para que cambien de bando y den un golpe. Es el pueblo venezolano, no el gobierno de Trump ni la Unión Europea o los militares, quien debe salir de Maduro, conquistar sus derechos democráticos, y definir quién debe gobernar. Sabemos que EEUU es aliado de las peores dictaduras del mundo, como Arabia Saudí o Israel, y que en América Latina siempre ha sido un enemigo de la democracia. Es una potencia genocida que ya invadió nuestro país durante la revolución de 1965, así como muchos otros países. Para nada les interesa la democracia en Venezuela, lo que les interesa es tener un gobierno títere que obedezca a sus dictados. Repudiamos totalmente la posibilidad de una agresión militar, sin apoyar a Maduro, tal y como se repudió las invasiones de Irak y Panamá sin apoyar a los dictadores Noriega y Hussein. Llamamos al resto de la izquierda dominicana a repudiar en las calles la injerencia yanqui sin apoyar a Maduro.

El gobierno de Maduro no es antiimperialista ni muchísimo menos socialista. Ha favorecido el surgimiento de una capa de nuevos ricos, burgueses chavistas que se apoderan de los petrodólares y que han entregado el país al imperialismo al otorgar más del 12% del territorio venezolano, una extensión que es más del doble del tamaño de República Dominicana, a transnacionales como Barrick Gold y Gold Reserve en el llamado Arco Minero del Orinoco. El petróleo lo han entregado a empresas yanquis como Chevron, a empresas chinas, rusas, europeas, japonesas y de otros países. Viven como reyes, gordos y repletos de propiedades y millones de dólares en paraísos fiscales, mientras el pueblo se muere de hambre.

Tal y como plantean los camaradas del Partido Socialismo y Libertad en Venezuela, solo mediante la movilización popular autónoma, organizando la lucha en los barrios más pobres, constituyendo asambleas y comités en todas las empresas y sindicatos para impulsar una huelga general, se puede derrotar a la dictadura e impedir que el imperialismo avance en su injerencismo, imponiendo una salida independiente a la crisis y luchando por un gobierno verdaderamente obrero y popular que nacionalice el petróleo y lo ponga al servicio de las urgentes necesidades de la población empobrecida.

Un comentario en “¡Que el cerdo Trump saque sus pezuñas de Venezuela! Que el propio pueblo derrote al régimen cívico-militar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s